RUTA48H

ALBARRACÍN

26 y 27 de Mayo – 2018

Crónica y video
La semana previa al evento, como en anteriores ocasiones, se apoderaba del personal la psicosis provocada por la meteorología.
Consultadas varias webs especializadas, la cosa pintaba incierta con unos tantos por ciento altos de probabilidad de lluvia para el finde en cuestión, lo que disparaba las alarmas, pero sobre todo, disparaba la compra de prendas para la lluvia en una desesperada búsqueda en internet y tiendas del ramo.
Monos de agua, cubre guantes y cubre botas eran solicitados por aquellos que carecían de equipo y buscaban el consejo de los mas “experimentados” en cuanto a la indumentaria adecuada para el viaje.
El sábado, partía la caravana de aventureros con un magnifico sol y afrontábamos la primera parte de la ruta hasta Sax, donde nos reuníamos con el resto del grupo dirección Utiel.
A nuestro paso por Ayora, signos de humedad en el asfalto indicativos de alguna precipitación pasajera, pero nada mas.
La llegada al almuerzo en Utiel mantenía las mismas condiciones y la temperatura nos regalaba unos magníficos veinte grados, ideales para viajar en moto.
Cada provincia nos regalaba una zona rutera diferente, pasábamos de los campos repletos de viñedos a los desfiladeros angostos, de las interminables rectas a las curvas a la ribera de un rio jalonado por altas paredes de roca.
A la hora de comer, cumpliendo horarios, nos deteníamos en Salvacañete para dar cuenta de una estupenda caldereta de ciervo y recuperarnos de las primeras seis horas de ruta. Sol y nubes.
Nuestro destino estaba cerca, unas cuantas curvas mas junto al Rio Guadalaviar y nos plantábamos en Albarracín cuyas murallas se adivinaban en las alturas.
Motos al parking, una ducha y vuelta vespertina por esta monumental localidad turolense cuyas empinadas calles desprenden belleza e historia.
Una opípara cena de manjares del lugar, cerraba con broche de oro la jornada que
algunos dilataban entre copas, risas y ascensores con sobrepeso…..
El domingo amanecía despejado y seco, las prendas de lluvia seguían empaquetadas y comenzábamos la ruta de vuelta.
Unas cuantas curvas desde inicio y después una inacabable recta que nos situaba en las puertas de Teruel para afrontar otra bellísima parte del recorrido en busca del Rio Turia.
En Chelva otra parada técnica y los primeros calores antes de retomar camino a Cheste donde teníamos reservada la comida. Nubes y viento.
El ambiente cambiaba por momentos y se notaba algo mas fresco y húmedo. Terminado el avituallamiento, se apodero de nosotros el fenómeno de “volver a casa” y el grupo se dividió entre autovía o carretera general, lo que condiciono el encuentro en uno de los casos con la lluvia.
Cuando todo parecía indicar que nos librábamos, de pronto abrieron el grifo y en la bajada del Puerto de la Ollería nos cayeron cinco minutos de agua sin misericordia, a algunos algo mas, hasta granizo. De nada sirvió el traje de agua, seguía empaquetado en la mochila…… total, para cinco minutos…!!
Aun dio tiempo de sobra para secarnos, tras la tormenta la calma y otra vez el sol hasta casa con una Carrasqueta incluida por si no habíamos tenido bastantes curvas el finde.
Con esta geografía que tenemos, creo que el éxito de la RUTA48H esta asegurado en las próximas ediciones, rincones con encanto, belleza natural, historia… pero sobre todo un grupo de gente con ganas de pasarlo bien a pesar de los contratiempos y los inconvenientes, que también los hubo……… Gracias a todo@s..!
Saludos y a rodar…!!
Doc Ducati Levante