Domingo 2 de Mayo

Crónica y video

Para los que habitamos la zona de levante, dos o tres días de lluvia ya nos parece mucho aunque este pasado abril estaba dispuesto a hacer valer su refrán “ En abril, lluvias mil” sometiéndonos a diecinueve días seguidos de lluvia, algo insólito y que dará paso a otro refrán del que hablaremos mas tarde.
Tanta inestabilidad retrasaba la primera salida larga que teníamos preparada, confiando en que la llegada de mayo nos traería buen tiempo y asfalto seco.
El domingo amanecía bueno y allá fuimos cuarenta personas y otras tantas motos en busca de esa ansiada ruta larga que aun nos reservaba alguna que otra sorpresa meteorológica.
A nuestro paso por el Coll de Rates ya habíamos perdido el sol de salida y negros nubarrones amenazaban nuestra esperanza de salida seca, con un cielo que se nos venia encima en el alto del puerto aunque, no sería hasta la proximidad de Pego donde una lluvia tenue nos obligaba a estar atentos al asfalto.
El almuerzo al aire libre con las mesas y sillas mojadas pero sin lluvia al momento de nuestra llegada, de echo ese fue el único instante que nos visitó el agua en toda la ruta.
La subida hacia la Vall d’Ebo con esa sinuosa carretera que se eleva sobre la Marina Alta y la Marjal, ofrece unas vistas que se pierden hasta la linea del mar.
La llegada al alto es sublime con el Barranco del Infierno rompiendo la orografía, Vall d’Ebo y el inicio de la Vall d’Alcalá. La entrada en ese valle es espectacular, los cerezos dominan los campos de cultivo y los pinares se multiplican en las laderas que presentan un verde solido con contrastes de rojas amapolas fruto de esas lluvias pasadas y que nos traen ese otro refrán “abril lluvioso hace a mayo florido y hermoso” algo que pudimos comprobar durante toda la ruta y que ahora nos llevaba hacia el Pantano de Beniarrés.
Con la Sierra de Mariola a nuestra vera, atravesamos Agres y Alfafara para entrar en el estrecho Pou Clar antes de repostar gasolina en Onteniente.
Mogente, Navalón y Enguera siguientes poblaciones que atravesamos bajo la mirada de esos molinos con gigantes aspas que producen energía eólica. Comida en Anna junto a su hermosa albufera.
El retorno por lugares mas habituales a nuestras salidas pero no menos espectaculares, Serra Grosa de Jativa, Bellús, Alfarrasí y Castelló de Rugat donde abordamos el puerto de Salem, otro clásico con bonitas vistas a ambas provincias.
Atravesamos el rio Serpis con parada para ver las carpas que lo habitan y continuamos hacia Millena y Gorga antes de subir el ultimo puerto de la jornada, el de Benifallim que nos conduce a Torremanzanas y Jijona. Mas de cuatrocientos kilómetros en un día que no empezaba muy bien con algún problema mecánico menor pero subsanado a tiempo, con fresquito y mas nubes de las deseadas pero que fue mejorando con el paso de las horas hasta acabar con un sol radiante. La otra buena noticia fue ver reunidos a algunos de los socios mas antiguos en la misma mesa, esos que hace dieciséis años creyeron en un proyecto que hoy es una realidad y que siguen con la misma ilusión de entonces….. lo dicho, Doc Ducati Levante, tradición y pasión..!!
Saludos y a rodar..!!